LA EUCARISTIA ESCANDALO DE AMOR QUE NOS SOBREPASA



Juan Pablo II:

 

Homilía en la misa en la Cena del Señor del Jueves Santo - 2001

CIUDAD DEL VATICANO, 12 abril 2001.- La Eucaristía, «signo perenne del amor de Dios, amor que sostiene nuestro camino», se convirtió en el tema central de la homilía que pronunció este Jueves Santo Juan Pablo II en el misa en la Cena del Señor.
«Es un amor que supera la capacidad del corazón del hombre. Al detenernos esta noche a adorar el Santísimo Sacramento y al meditar en el misterio de la Última Cena, nos sentimos sumergidos en el océano de amor que mana del corazón de Dios».
 Esta experiencia, concluyó, «no puede dejar de generar amor fraterno, ya sea en cada creyente, ya sea en toda la comunidad eclesial».

                  Ofrecemos a continuación el texto íntegro de la homilía del Santo Padre.
                     --------------------------------------------------------------------------------

 1. «In supremae nocte Cenae / recumbens cum fratribus... - La noche de la última Cena, / sentado en la mesa con los hermanos…,/ con sus propias manos/ se dio a sí mismo en comida a los doce».


Con estas palabras, el sugerente himno del «Pange lingua» presenta la Última Cena, en la que Jesús nos dejó el admirable sacramento de su Cuerpo y de su Sangre. Las lecturas que acaban de proclamar, ilustran su sentido profundo. Componen casi un tríptico: presentan la institución de la Eucaristía, su prefiguración en el Cordero pascual, su traducción existencial en el amor y en el servicio fraterno.

Los cristianos, «profecía del mundo nuevo»
Ha sido el apóstol Pablo, en la primera Carta a los Corintios, quien nos ha recordado lo que hizo Jesús «en la noche en que iba a ser entregado». A la narración del hecho histórico, Pablo añadió su proprio comentario: «cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga» (1 Corintios 11, 26). El mensaje del apóstol es claro: la comunidad que celebra la Cena del Señor actualiza la Pascua. La Eucaristía no es la simple memoria de un rito pasado, sino la viva representación del gesto supremo del Salvador. Esta experiencia tiene que llevar a la comunidad cristiana a convertirse en profecía del mundo nuevo, inaugurado por la Pascua. Al contemplar en la tarde de hoy el misterio de amor que nos vuelve a proponer la Última Cena, también nosotros tenemos que permanecer en conmovida y silenciosa adoración.
El «escándalo» de la Eucaristía

2. «Verbum caro, / panem verum verbo carnem efficit... El Verbo encarnado / con su palabra transforma / el pan en su carne…».

¡Es el prodigio que nosotros, los sacerdotes, tocamos todos los días con nuestras manos en la santa Misa! La Iglesia sigue repitiendo las palabras de Jesús y sabe que está comprometida a hacerlo hasta el fin del mundo. En virtud de esas palabras se realiza un admirable cambio: permanecen las especies eucarísticas, pero el pan y el vino se convierten, según la feliz expresión del Concilio de Trento «verdadera, real y substancialmente» en el Cuerpo y la Sangre del Señor.

La mente se siente perdida ante un misterio tan sublime. Tantos interrogantes se asoman al corazón del creyente que, sin embargo, encuentra paz en la palabra de Cristo. «Et si sensus deficit / ad firmandum cor sincerum sola fides sufficit – Si los sentidos desfallecen / la fe es suficiente para un corazón sincero». Apoyados por esta fe, por esta luz que ilumina nuestros pasos también en la noche de la duda y de la dificultad, podemos proclamar: «Tantum ergo Sacramentum / veneremur cernui – A un Sacramento tan grande / venerémoslo postrados».


Nuevo Cordero

3. La institución de la Eucaristía se remonta así al rito pascual de la primera Alianza, que se nos describe en la página del Éxodo acaba de proclamarse: en ella se habla del cordero «sin defecto, macho, de un año» (Éxodo 12, 5) cuyo sacrificio liberaría al pueblo del exterminio: «La sangre será vuestra señal en las casas donde moráis. Cuando yo vea la sangre pasaré de largo ante vosotros, y no habrá entre vosotros plaga exterminadora» (12, 13).

El himno de santo Tomás comenta: «Et antiquum documentum / novo cedat ritui – abra paso la antigua Ley / al Sacrificio nuevo». Por ello, justamente, los textos bíblicos de la Liturgia de esta tarde orientan nuestra mirada hacia el nuevo Cordero, que con la sangre derramada libremente en la cruz ha establecido una nueva y definitiva Alianza. La Eucaristía es presencia sacramental de la carne inmolada y de la sangre derramada del nuevo Cordero. En ella se ofrecen a toda la humanidad la salvación y el amor. ¿Cómo es posible no quedar fascinados por este Misterio? Hagamos nuestras las palabras de santo Tomás de Aquino: «Praestet fides supplementum sensuum defectui – Que supla la fe a los defectos de los sentidos». ¡Sí, la fe nos lleva al estupor y a la adoración!


El lavatorio de los pies

4. Al llegar a este punto, nuestra mirada se dirige al tercer elemento del tríptico que compone la liturgia de hoy. Se lo debemos a la narración del evangelista Juan, quien nos presenta la imagen desconcertante del lavatorio de los pies. Con este gesto, Jesús recuerda a sus discípulos de todos los tiempos que la Eucaristía exige que sea testimoniada en el servicio de amor a los hermanos. Hemos escuchado las palabras del Maestro divino: «Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros» (Juan 13, 14). Es un nuevo estilo de vida que deriva del gesto de Jesús: «Os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros» (Juan 13, 15).

El lavatorio de los pies se presenta como un acto paradigmático, que tiene su clave de lectura y su explicación plena en la muerte en cruz y en la resurrección de Cristo. En este acto de servicio humilde, la fe de la Iglesia ve el fin natural de toda celebración eucarística. La auténtica participación en la Misa no puede dejar de generar amor fraterno, ya sea en cada creyente, ya sea en toda la comunidad eclesial.
5. «Los amó hasta el extremo» (Juan 13, 1). La Eucaristía constituye el signo perenne del amor de Dios, amor que sostiene nuestro camino hacia la plena comunión con el Padre, a través del Hijo, en el Espíritu. Es un amor que supera la capacidad del corazón del hombre. Al detenernos esta noche a adorar el Santísimo Sacramento y al meditar en el misterio de la Última Cena, nos sentimos sumergidos en el océano de amor que mana del corazón de Dios. Hagamos nuestro con espíritu agradecido el himno de acción de gracias del pueblo de los redimidos: «Genitori Genitoque / laus et iubilatio... – ¡Al Padre y al Hijo / alabanza y júbilo / salud, potencia, benedición/ y al que procede de los dos / que se dé igual gloria y honor!».  Amén.








DEVOCION AL SAGRADO CORAZON DE JESUS

DEVOCION AL SAGRADO CORAZON DE JESUS
Sagrado Corazon de Jesus en ti confio. /dale clip a la imagen

ARCHIVO DE BLOG

Loading...